La princesa

La princesa

11/13/2008

Con amor...


Glitter Graphics - Topglittergraphics


Uno aprende a amar, no cuando encuentre a la persona perfecta, sino cuando aprenda a creer en la perfección de una persona imperfecta.










* * * Me encanta saber que estás ahí * * *
· · · R o c y · · ·

11/07/2008

Un Cuento Árabe sobre la Amistad

Un Cuento Árabe sobre la Amistad

 A un oasis llega un joven, toma agua, se asea y pregunta a un viejecito que se encuentra descansando: ¿Qué clase de personas hay aquí?

El anciano le pregunta: ¿Qué clase de gente había en el lugar de donde tú vienes?
"Oh, un grupo de egoístas y malvados" replicó el joven.
"Estoy encantado de haberme ido de allí".
A lo cual el anciano comentó: "Lo mismo habrás de encontrar aquí".
Ese mismo día, otro joven se acercó a beber agua al oasis, y viendo al anciano, preguntó:

¿Qué clase de personas viven en este lugar?
El viejo respondió con la misma pregunta: ¿Qué clase de personas viven en el lugar de donde tú vienes?
"Un magnífico grupo de personas, honestas, amigables, hospitalarias, me duele mucho haberlos dejado".
"Lo mismo encontrarás tú aquí", respondió el anciano.

Un hombre que había escuchado ambas conversaciones le preguntó al viejo:
¿Cómo es posible dar dos respuestas tan diferentes a la misma pregunta?
A lo cuál el viejo contestó:
Cada uno lleva en su corazón el medio ambiente donde vive. Aquel que no encontró nada bueno en los lugares donde estuvo no podrá encontrar otra cosa aquí.
Aquel que encontró amigos allá podrá encontrar amigos acá.


Autor: Carlos Mora
* * * Me encanta saber que estás ahí * * *
· · · R o c y · · ·

11/06/2008

EL BIGOTE DEL TIGRE


EL BIGOTE DEL TIGRE
*********************
Una mujer joven llamada Yun Ok fue un día a la casa de un ermitaño
de la montaña en busca de ayuda.
El ermitaño era un sabio de gran renombre, hacedor de ensalmos y
pociones mágicas.

Cuando Yun Ok entró en su casa, el ermitaño, sin levantar los ojos
de la chimenea que estaba mirando dijo:

- ¿Por qué viniste?

Yun Ok respondió:

- Oh, Sabio Famoso, ¡estoy desesperada! ¡Hazme una poción!

- Sí, sí, ¡hazme una poción! ¡Todos necesitan pociones! ¿Podemos
curar un mundo enfermo con una poción ?

- Maestro -insistió Yun Ok-, si no me ayudas, estaré verdaderamente
perdida.

- Bueno, ¿cuál es tu problema? -dijo el ermitaño, resignado por fin
a escucharla.

- Se trata de mi marido -comenzó Yun Ok-. Tengo un gran amor por él.
Durante los últimos tres años ha estado peleando en la guerra.
Ahora que ha vuelto, casi no me habla, a mí ni a nadie.
Si yo hablo, no parece oír.
Cuando habla, lo hace con aspereza. Si le sirvo comida que no le
gusta, le da un manotazo y se va enojado de la habitación.
A veces, cuando debería estar trabajando en el campo de arroz,
lo veo sentado ociosamente en la cima de la montaña, mirando
hacia el mar.

- Si, así ocurre a veces cuando los jóvenes vuelven a su casa
después de la guerra -dijo el ermitaño-, Prosigue.

- No hay nada más que decir, Ilustrado. Quiero una poción para darle
a mi marido, así se vuelve cariñoso y amable, como era antes.

- !Ja! Tan simple, ¿no? -replicó el ermitaño-. ¡Una poción!
Muy bien, vuelve en tres días y te diré qué nos hará falta para
esa poción.

Tres días más tarde, Yun Ok volvió a la casa del sabio de la montaña.

- Lo he pensado -le dijo-. Puedo hacer tu poción. Pero el
ingrediente principal es el bigote de un tigre vivo.
Tráeme su bigote y te daré lo que necesitas.

- ¡El bigote de un tigre vivo! -exclamó Yun Ok-. ¿Cómo haré para
conseguirlo?

- Si esa poción es tan importante, obtendrás éxito -dijo el ermitaño.
Y apartó la cabeza, sin más deseos de hablar.

Yun Ok se marchó a su casa. Pensó mucho en cómo conseguiría el
bigote del tigre. Hasta que una noche, cuando su marido estaba
dormido, salió de su casa con un bol de arroz y salsa de carne en
la mano. Fue al lugar de la montaña donde sabía que vivía el tigre.
Manteniéndose alejada de su cueva, extendió el bol de comida,
llamando al tigre para que viniera a comer.

El tigre no vino.

A la noche siguiente, Yun Ok volvió a la montaña, esta vez un poco
más cerca de la cueva. De nuevo ofreció al tigre un bol de comida.
Todas las noches Yun Ok fue a la montaña, acercándose cada vez más
a la cueva, unos pasos más que la noche anterior. Poco a poco, el
tigre se acostumbró a verla allí.

Una noche, Yun Ok se acercó a pocos pasos de la cueva del tigre.
Esta vez el animal dio unos pasos hacia ella y se detuvo. Los dos
quedaron mirándose bajo la luna. Lo mismo ocurrió a la noche
siguiente, y esta vez estaban tan cerca que Yun Ok pudo hablar al
tigre con una voz suave y tranquilizadora.

La noche siguiente, después de mirar con cuidado los ojos de Yun Ok,
el tigre comió los alimentos que ella le ofrecía. Después de eso,
cuando Yun Ok iba por las noches, encontraba al tigre esperándola
en el camino.

Cuando el tigre había comido, Yun Ok podía acariciarle suavemente
la cabeza con su mano. Casi seis meses habían pasado desde la noche
de su primera visita. Al final, una noche, después de acariciar la
cabeza del animal, Yun Ok dijo:

- "Oh, Tigre, animal generoso, es preciso que tenga uno de tus
bigotes. ¡No te enojes conmigo!" Y le arrancó uno de los bigotes.

El tigre no se enojó, como ella temía. Yun Ok bajó por el camino,
no caminando sino corriendo, con el bigote aferrado fuertemente en
la mano.

A la mañana siguiente, cuando el sol asomaba desde el mar, ya estaba
en la casa del ermitaño de la montaña.

- ¡Oh, Famoso! -gritó-. ¡Lo tengo! ¡Tengo el bigote del tigre!
Ahora puedes hacer la poción que me prometiste para que mi marido
vuelva a ser cariñoso y amable.

El ermitaño tomó el bigote y lo examinó. Satisfecho, pues realmente
era de tigre, se inclinó hacia adelante y lo dejó caer en el fuego
que ardía en su chimenea.

- ¡Oh señor! -gritó la joven mujer, angustiada- ¡Qué hiciste con el
bigote!

- Dime como lo conseguiste -dijo el ermitaño.

- Bueno, fui a la montaña todas las noches con un bol de comida.
Al principio me mantuve lejos, y me fui acercando poco cada vez,
ganando la confianza del tigre. Le hablé con voz cariñosa y
tranquilizadora para hacerle entender que sólo deseaba su bien.
Fui paciente. Todas las noches le llevaba comida, sabiendo que
no comería. Pero no cedí. Fui una y otra vez.
Nunca le hablé con aspereza. Nunca le hice reproches. Y por fin,
una noche dio unos pasos hacia mí.
Llegó un momento en que me esperaba en el camino y comía del bol
que yo llevaba en las manos. Le acariciaba la cabeza y él hacía
sonidos de alegría con la garganta.
Sólo después de eso le saqué el bigote.

- Sí, sí -dijo el ermitaño-, domaste al tigre y te ganaste su
confianza y su amor.

- Pero tú arrojaste el bigote al fuego -exclamó Yun Ok llorando-.
¡Todo fue para nada!

- No, no me parece que todo haya sido para nada -repuso el ermitaño-.
Ya no hace falta el bigote. Yun Ok, déjame que te pregunte algo:
¿es acaso un hombre más cruel que un tigre? ¿Responde menos al
cariño y la comprensión?

Si puedes ganar con cariño y paciencia el amor y la confianza de
un animal salvaje y sediento de sangre, sin duda puedes hacer lo
mismo con tu marido.

Al oír esto, Yun Ok permaneció muda unos momentos. Luego avanzó por
el camino reflexionando sobre la verdad que había aprendido en casa
del ermitaño de la montaña.











* * * Me encanta saber que estás ahí * * *
· · · R o c y · · ·

11/05/2008

La luciérnaga

La luciérnaga

Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga.
Esta huía rápido con miedo de la feroz predadora y la serpiente al mismo tiempo no desistía.
Huyo un día, dos días y la seguí… al tercer día ya sin fuerzas, la luciérnaga paro y le dijo a la serpiente:
-¿Puedo hacerte tres preguntas?
-No acostumbro dar este precedente a nadie pero como te a devorar, puedes preguntar, contesto la serpiente!!
-¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?
-No, contesto la serpiente…!!!
-¿Yo te hice algún mal?
-No, volvió a responder la serpiente
-Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?
-¡ porque no soporto verte brillar!

MORALEJA

Muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos:
¿Por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo, ni daño a nadie?
Sencillo de responder…. Porque no soportan verte brillar!!

Cuando esto pase no dejes de brillar, continua siendo tu mismo, continua y sigue dando lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran, sigue brillando y no podrán tocarte…
Porque tu luz seguirá intacta.
Tu esencia permanecerá, pase lo que pase…
Se siempre autentico, aunque tu luz moleste a los predadores!!



* * * Me encanta saber que estás ahí * * * · · · R o c y · · ·










LOS ÁRBOLES Y LA BORRACHERA

LOS ÁRBOLES Y LA BORRACHERA


uando los campos estaban cubiertos de bosques, junto a ellos vivía una planta pequeña y endeble, los árboles grandes como los hualtacos, algarrobos y charanes se burlaban de este pequeño compañero. ¡Nosotros somos muy fuertes en cambio tu. apenas te puedes sostener!. ¡ja, ja, ja,! Reían todos. Sus profundas raíces no le dejaban casi agua ni ninguna otra sustancia nutritiva del subsuelo para alimentarse, además la frondosidad de su follaje impedía que los rayos solares cayeran sobre sus hojas. Por eso esta planta apenas podía crecer.

Un día apareció un grupo de hombres armados de hachas con las que empezaron a talar los árboles, por más que gimieron en silencio, sus troncos fueron cayendo uno tras otro. La pequeña planta no fue tocada pues parecía insignificante. Al quedar sola se dijo: ¡Ahora si, sin la compañía de esos árboles tontos y engreídos, que no me dejaban disfrutar de los rayos del sol para fabricar mi alimento ni absorber los minerales del suelo, yo seré la reina de estos campos.

La planta se propagó e incluso empezó a lucir sus flores de hermoso color lila, hasta que apareció una manada de cabras hambrientas. –Qué sabrosas se ven estas hojas-, dijo una de ellas y empezaron a devorarlas. Ella se vio en peligro, entonces suplico a la diosa de la naturaleza que le diera algún tipo de defensa y ésta la dotó de una sustancia que al ser consumida por la cabras éstas empezaban a sentirse mareadas y caían, en algunas ocasiones llegaban a morir. Los dueños de las cabras decidieron impedir que sus cabras comieran de estas hojas y pusieron por nombre Borrachera a esta planta.


Moraleja: Todos podemos defendernos de quienes nos causan molestias o daños



* * * Me encanta saber que estás ahí * * *
· · · R o c y · · ·

ANTES DE JUZGAR...

Antes de juzgar...

Un niño, de 10 años, entró en una heladería y se sentó a una mesa. La camarera, se acercó y le pregunto:

- ¿Qué vas a tomar...?

- ¿Cuánto cuesta un helado de chocolate con cacahuetes?

- Un Euro.

El niño sacó un montón de monedas de su bolsillo, y, después de hacer sus cuentas, volvió a preguntar:

- ¿Y sin cacahuetes?.

Habían bastantes clientes esperando, en otras mesas, a ser atendidos, por lo que, la camarera, impaciente, puso cara de disgusto y, de forma brusca. contestó:

- ¡Sin cacahuetes cuesta 75 céntimos!..

El niño volvió a contar las monedas y, mirando a la camarera le dijo:

- Quiero el helado de chocolate..., pero sólo, sin cacahuetes.

La camarera le sirvió el helado, puso la cuenta en la mesa y se fue...

El niño comió su helado y, un rato después, pagó en la caja y abandonó el local.

Cuando la camarera volvió, para limpiar su mesa, se quedó impresionada por lo que vió...

Allí, puestos, ordenadamente, junto al plato vacío, habían 25 céntimos.

La propina que, el niño le había dejado...



* * * Me encanta saber que estás ahí * * * · · · R o c y · · ·

Nuestra Naturaleza

Nuestra Naturaleza


Un maestro oriental que vio como un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó. Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayo al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó. Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo: Perdone, pero ¿usted es terco? No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará. El maestro respondió: "La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvo la vida.

MORALEJA: "No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño; solo toma precauciones."



* * * Me encanta saber que estás ahí * * *
· · · R o c y · · ·

LAS TRES REJAS


LAS TRES REJAS

Un joven discípulo de un filósofo sabio llega a casa de éste y le dice:
-Escucha, maestro. Un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia...
-¡Espera! –lo interrumpe el filósofo- ¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?
-¿Las tres rejas?
-Sí. La primera es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?
-No. Lo oí comentar a unos vecinos.
-Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que deseas decirme ¿es bueno para alguién?
-No, en realidad, no. Al contrario...
-¡Ah, vaya! La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?
-A decir verdad, no.
-Entonces –dijo el sabio sonriendo- si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, sepultémoslo en el olvido.



* * * Me encanta saber que estás ahí * * *
· · · R o c y · · ·

Se quema la choza

Se quema la choza

En un viaje de 50 días zarpó un barco a alta mar iban 20 hombres.

En un viaje de 50 días y entre ellos se encontraba un fiel Cristiano de quien todos en la tripulación se burlaban.
Un Cristiano Marinerito.
Una noche estallo el cuarto de máquinas y se hundió el barco, sobreviviendo solo el fiel Cristiano al naufragio.
El único sobreviviente de un naufragio estaba sobre una pequeña isla desierta.
Estaba orando fervientemente, pidiendo a Dios que lo rescatara.
Todos los días revisaba el horizonte buscando ayuda, pero ésta nunca llegaba.
Ya Cansado, eventualmente empezó a construir una pequeña cabaña para protegerse y proteger sus pocas posesiones.
Un día se fue a pescar y regreso corriendo al ver que se quemaba su choza y no pudo salvar nada.
Después de haber perdido todo anduvo vagando en la isla como sonámbulo, ya sin esperanza.
El náufrago estaba confundido y enojado con Dios y llorando le decía: "¿Cómo pudiste hacerme esto?", y se quedó dormido sobre la hamaca.
Temprano a la mañana siguiente, escuchó asombrado la sirena de
un buque que se acercaba a la isla.
¡Venían a rescatarlo!
Al llegar sus salvadores les preguntó: "¿Cómo sabían que yo estaba aquí?".
Y ellos les respondieron:
"Vimos las señales de humo que nos hiciste..."
Es fácil enojarse cuando las cosas van mal, pero no debemos perder La Fe en Dios, porque Dios está trabajando en nuestras vidas en
medio de las penas y el sufrimiento.
Para darnos crecimiento espiritual y más Fe en Él.
Recuerda la próxima vez que tu pequeña choza se queme…
No Pierdas la Fe.
Por todas las cosas negativas que nos pasan, debemos decirnos a nosotros mismos siempre:
JEHOVÁ TIENE SIEMPRE UNA RESPUESTA POSITIVA PARA TODAS LAS COSAS NEGATIVAS.



* * * Me encanta saber que estás ahí * * *
· · · R o c y · · ·



La NASA

Una persona especial es la que se da tiempo para animar a otros.

En la NASA hay un poster muy lindo de una abeja, el cual dice así:

"Aerodinámicamente, el cuerpo de una abeja no esta hecho para volar, lo bueno es que la abeja no lo sabe".

En cierta ocasión se realizó un estudio sobre las causas que habían hecho posible que los hombres más ricos del mundo llegaran a serlo.

¿La causa principal? Su gran capacidad para "hacerse los sordos" ante las palabras negativas o de freno... En cambio, cualquier palabra de estímulo y ánimo parecía ser "amplificada" dentro de sus mentes.

De igual manera, un estudio realizado sobre más de 25.000 fracasados, demostró que su exponente común, la causa que les hacía fracasar una y otra vez, era que poseían un enorme "temor a la crítica", su inseguridad era tal que basaban todas sus acciones en lo que les aconsejaban sus amistades, eran incapaces de tomar una decisión por si mismos y mantenerla hasta conseguirlo.

Ellos estaban listos para arrojar todas sus esperanzas e ilusiones por la borda a la mínima palabra de desaliento por parte de otra persona.

Sorprendería conocer cuántos miles de personas se condenan al fracaso por el puro miedo a fracasar. Una incongruencia a la que se ven sometidas millones de personas.

El miedo a intentarlo y fracasar, les hace optar por simplemente no intentarlo, y condenarse de esa forma, irremediablemente, al más absoluto de los fracasos.

¿Usted es de los que se rinde antes de empezar?

¿O de los que lucha pase lo que pase?

¡Luche como la rana valiente y bajo ningún concepto se pare a esperar la muerte!

¡Siga luchando!

¡Tenga el valor de luchar y trabajar por aquello que desee en la vida!







* * * Me encanta saber que estás ahí * * *
· · · R o c y · · ·



La Moraleja de las Ranas


Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo. Cuando vieron cuan hondo este era, le dijeron a las dos ranas en el fondo que para efectos prácticos, se debían dar por muertas.

Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas. Las otras seguían insistiendo que sus esfuerzos serian inútiles.

Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían y se rindió, se desplomo y murió.

La otra rana continuó saltando tan fuerte como le era posible.

Una vez más, la multitud de ranas le gritaba y le hacía señas para que dejara de sufrir y simplemente se dispusiera a morir, ya que no tenia caso seguir luchando.

Pero la rana saltó cada vez con más fuerzas, hasta que finalmente logro salir del hoyo.

Cuando salió, las otras ranas le dijeron: "nos da gusto que hayas logrado salir, a pesar de lo que te gritábamos".

La rana les explicó mediante señas que era sorda, y que pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más para salir del hoyo...



Moraleja 1

La palabra tiene poder de vida y muerte. Una palabra de aliento compartida con alguien que se siente desanimado puede ayudar a levantarlo al finalizar el día.

Moraleja 2

Una palabra destructiva dicha a alguien que se encuentre desanimado puede ser lo que acabe por destruirlo. Tengamos cuidado con lo que decimos.






* * * Me encanta saber que estás ahí * * *
· · · R o c y · · ·


11/02/2008

Para todos mis amigos...

Zanahoria, huevo o café?

(Para pensar)

Una hija se quejaba a su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra.
La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un bol. Sacó los huevos y los colocó en otro bol. Coló el café y lo puso en un tercer bol.
Mirando a su hija le dijo:
- Querida, ¿qué ves?
- Zanahorias, huevos y café, fue su respuesta.
La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas.
Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro.
Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma.
Humildemente la hija preguntó:
- ¿Qué significa esto, padre?
El le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente.
La zanahoria llegó al agua fuerte, dura. Pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer.
El huevo había llegado al agua frágil. Su cáscara fina protegía su interior líquido. Pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido.
Los granos de café sin embargo eran únicos. Después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.
- ¿Cual eres tú?, le preguntó a su hija.
Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?.
¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?.
Y hoy te lo pregunto yo a ti...
¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?.
¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable. Poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, un divorcio o un despido te has vuelto duro y rígido?. Por fuera te ves igual, pero... ¿eres amargado y áspero, con un espíritu y un corazón endurecido?.
¿O eres como un grano de café?. El café cambia al agua hirviente, el elemento que le causa dolor. ¡Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor!. Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor... ¡tú reaccionas mejor! y haces que las cosas a tu alrededor mejoren. ¿Cómo manejas la adversidad?. ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?. Piénsalo...



* * * Me encanta saber que estás ahí * * *
· · · R o c y · · ·

Mas:

Blogs amigos

Budin de bananas sin harina y sin azucar
Receta simple de bananas, sin azucar, con pasas de uvas. - 2 bananas medianas (deben estar súper maduras); - 1/2 taza pasas de uvas negras; - 2 h...
Cartera o bolso punto escama - video
Cartera o bolso a crochet - PAP con video video 1 Video 2 El Taller de la Abuela
Poncho en crochet - Con diagramas - Paso a paso
*Para hacer este poncho, necesitarán 350 gr de "Bruma" en tres colores.* *Hagan click en las imágenes para verlas mejor o para guardarlas en su disco.* *P...
Una triste historia de amor...
Es triste pero esta bueno... ** * * Me encanta saber que estás ahí * * * · · · R o c y · · ·*
Goles tontos.
Super...